Cuba

No más brindis de “El próximo año en Cuba”

  • brindis

 

MIAMI (AP) — En los primeros años en Estados Unidos después de llegar proveniente de Cuba en la década de los sesenta, Gustavo Pérez Firmat y su familia ofrecían un brindis con la creencia de que algún día se haría realidad.

“¡El año que viene estamos en Cuba!”, decían los padres y los abuelos de Pérez Firmat, alzando sus copas de whiskey en las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Era un brindis popular para el exilio cubano de la generación que huyó de Cuba tras la revolución de 1959 que llevó al poder a Fidel Castro. En Miami y otras ciudades del mundo, era una frase que reflejaba su convicción de que era sólo cuestión de tiempo hasta que la revolución fracasara, y todos podrían regresar a su tierra.

Han pasado más de cinco décadas. Los padres de Pérez Firmat han fallecido. Ya no hay razón para hacer el brindis.

“Sería muy doloroso hacerlo hoy”, dijo Pérez Firmat, un autor y profesor en la Universidad de Columbia.

Con el paso de otro año, muchos exiliados cubanos mantendrán la tradición de brindar por un regreso a su tierra natal. Pero a medida que las nuevas generaciones echan raíces en Estados Unidos, y los nuevos inmigrantes regresan con frecuencia a la isla para ver a sus familiares, el saludo se convierte más y más en un vestigio del pasado.

“Hoy en día es más una plegaria por la libertad”, opina Marta Darby, quien salió de Cuba a los 6 años de edad y todavía ofrece el brindis, aunque con un significado distinto. “Ahora somos más estadounidenses, nuestras vidas están aquí”.

En cierta manera, la desaparición del brindis es símbolo de cómo ha cambiado el exilio cubano.

Cada vez menos cubanos desean regresar a la isla, aun si hubiera un gobierno democrático. En el 2000, el 22,6% de los cubanos en Florida decían que “muy probablemente” volverían, según una encuesta de la Universidad Internacional de la Florida en Miami. Siete años después, la cifra bajó a 15,6%.

El sueño de regresar a Cuba, a medida que pasan las generaciones, se ha convertido en el deseo de establecerse en estados Unidos.

“Creo que el principal factor ha sido el paso del tiempo, especialmente cuando se trata de la generación antigua, que ahora ya están arraigados en Miami”, dijo Jorge Duany, director del Instituto de Estudios Cubano de la Universidad Internacional de Florida.

La comunidad cubano-estadounidense es una de las comunidades hispanas más asimiladas en Estados Unidos. Se han establecido en el mundo empresarial, en la política y en la educación. Hay cubanos tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

Un estudio del Centro de Estudios Hispanos Pew halló que los cubanos son el grupo de inmigrantes más propensos a decir que tienen “sólo un poco” o “casi nada” en común con la población del país natal de sus antecesores.

Al mismo tiempo, la inmigración más reciente desde Cuba ha transformado la comunidad cubanoamericana. En la década pasada, unos 30.000 cubanos han inmigrado a Estados Unidos anualmente, la mayor cantidad de exiliados en un espacio de 10 años desde el inicio de la revolución.

Estos inmigrantes más recientes tienen escasas reservas sobre la posibilidad de regresar a Cuba a ver a sus familiares, a diferencia de los primeros exiliados, para quienes volver a Cuba equivalía a traición.

“Es difícil decir `El año que viene estamos en Cuba’ si la próxima semana estás viajando a La Habana”, dijo Pérez Firmat.

Para Jorge Sacerio, un técnico de aire acondicionado de 47 años de edad que salió de Cuba en el 2001, “El próximo año en Cuba” no es un dese sino una realidad, pues irá allá en marzo.

Nunca antes había escuchado ese brindis.

“Me gusta, suena bien”, comentó mientras descansaba en el Palacio de los Jugos, un restaurante cubano en Miami.

Aun así, hay todavía quienes se aferran a ese brindis, y la esperanza que albergaba décadas atrás.

“Lo digo todos los años y este año lo diré también”, comentó Adys Mesa, de 73 años, residente de Miami quien salió de Cuba en 1965.

Para ella, el brindis significa un deseo de que haya cambios en Cuba para que ella pueda vivir allí nuevamente.

“Sueño con eso todos los días, yo no me he olvidado”, dijo Mesa tomándose un café con leche con dos amigas.

Al mismo tiempo, reconoce que la Cuba de sus recuerdos “ya no existe”.

Darby también ofrecerá ese brindis, con “creme de vie”, un ponche cubano hecho a base de ron. Pero no hay ilusión de regresar a Cuba, ni para ella, ni para sus hijos, ni para su madre, que hoy en día tiene 99 años.

La madre fue a Cuba hace un par de años para ver a sus hermanos y “sabía que esa era su despedida”.

Para sus hijos, cuyas edades van de 18 a 30 años, regresar “nunca ha sido una realidad”.

“Es como recordar a la familia de uno, recordar de dónde vino la familia de uno”, dijo Darby.

Pérez Firmat, cuya autobiografía se llama “El año que viene estamos en Cuba” dijo que su brindis y celebración de Nochebuena, tan importante para los cubanos, esta vez será solamente para festejar la Navidad.

La memoria de los antepasados fallecidos, de los sueños truncados, sin embargo, vivirá eternamente, dice.

“Tendré mi celebración privada con mis fantasmas cubanos”, expresó.

© 2013, La Prensa Asociada.

Christine Armario

brindisUna botella de una bebida típica cubana hecha a base de ron, hecha por Marta Darby, una bloquera especialista en comida cubana, el 17 de diciembre del 2013 en Mission Viejo, California. Para muchos exiliados cubanos, era tradición hacer el brindis de “El próximo año en La Habana”, con la esperanza de regresar a Cuba cuando haya pasado el comunismo. Pero a medida que pasa el tiempo, el brindis está desapareciendo. (AP Photo/Jae C. Hong)

About the Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.