Orgulloso de ser Cubano

José Julián Martí Pérez (1853- 1895)

  • JoseMarti

Por Miguel Sánchez

José Martí nació en La Habana, en la calle Paula No. 41 –hoy Leonor Pérez 314–, el 28 de enero de 1853. Hijo del español y celador de policía Mariano Martí y Navarro, valenciano, y de Doña Leonor Pérez, de Tenerife, Canarias. Lo bautizaron en la iglesia del Santo Ángel Custodio el 12 de febrero del mismo año.

Martí a los siete años, cursa sus primeros estudios en el colegio San Anacleto, donde conoce al que sería su gran amigo, Fermín Valdés Domínguez. 

Más tarde, en marzo de 1865, Martí entra a cursar estudios en el colegio San Pablo, a cargo del poeta, y educador Rafael María de Mendive, quien, reconoció en Martí, las cualidades excepcionales del muchacho de tal forma que al cumplir Martí los 13 años, solicitó la admisión en el Instituto de Segunda Enseñanza, costeándole los estudios de Bachiller a Martí.

José Martí tenía 15 años y la revolución separatista había comenzado. El hecho de que Carlos Manuel de Céspedes había comandado la sublevación aquel 10 de octubre de 1868, exaltó en él su patriotismo.

 

El 19 de enero de 1869, con apenas 16 años, Martí, junto a Valdés Domínguez, publica su periódico y único número: “El Diablo Cojuelo”.         

El 25 de enero, se publica el periódico “La patria libre”, dirigido por Martí y Fermín Valdés Domínguez. Aquí aparece por vez primera publicado “Abdala”, poema de Martí donde pone de manifiesto sus primeras manifestaciones en prosa contra el gobierno español, y los pensamientos libertarios de los cubanos.

El 4 de octubre de 1869, en la calle Industria, frente a la casa de Fermín Valdés Domínguez, pasa un escuadrón de Voluntarios,  Martí, junto con Sellén, Monsieur Fortier ­­-el profesor de francés­­­- y otros, ve pasar a un ex condiscípulo del tiempo cuando Mendive, marchando junto a los voluntarios; y sin poder callarse, intercambian expresiones y gestos de un lado y del otro.   

Esa misma noche registran la casa de Valdés Domínguez y junto a otros documentos libertarios, encuentran una carta firmada por Fermín y José Martí, dirigida a su ex compañero, Carlos de Castro y Castro por haberse alistado como voluntario del régimen español y pelear contra su patria.

En octubre de 1869, a los dieciséis años, Martí es llevado a la Cárcel Nacional. El 4 de marzo de 1870, después de declarar valientemente ser el único autor de la carta, es condenado a seis años de prisión y Fermín Valdés Domínguez, a seis meses; pero más tarde, a Martí, se le conmuta la sentencia por el destierro a las canteras de Isla de Pinos

En la Isla, Martí es el número 113 de la Primera Brigada de Blancos, trabaja en las canteras de San Lázaro, llevaba grillete al pie y cadena a la cintura. Es aquí cuando le envía esa conocida foto y hermosa poesía a su madre Doña Leonor: “Mírame, madre y por tu amor no llores, si esclavo de mi edad y mis doctrinas, tu mártir corazón llené de espinas,  piensa que nacen entre espinas, flores”.

Luego de cinco meses de prisión, y de haber cumplido 17 años de edad, enfermó, y fue  indultado. Después de un breve tiempo en la isla, el 15 de enero de 1871, es desterrado, a bordo del Guipúzcoa, rumbo a Cádiz. En la carta a su maestro Mendive, antes de embarcar para España, le dice: “He sufrido mucho, pero tengo la convicción de que he sabido sufrir”. En España, cursa estudios en las universidades de Madrid y Zaragoza, donde se gradúa de Licenciado en Derecho Civil y en Filosofía y Letras.

Aquí logra publicar su primera obra de importancia, el drama: “Adúltera” y el folleto: “El presidio político en Cuba”. Sigue enfermo de una lesión interna lo que lo obliga a operarse en dos ocasiones. Durante sus años en España escribió su obra “La República Española ante la Revolución Cubana”, donde reclamaba a la metrópoli que hiciera un acto de contrición y reconociese los errores cometidos en Cuba.

En diciembre de 1874, de España se traslada a París, aquí conoce a Víctor Hugo, Embarca en Southampton rumbo a México, pasa por Nueva York y llega a Veracruz el 8 de febrero de 1875. En México realiza labores de Periodista, Poeta, Traductor, Cronista de Política, teatro y arte. Estrena su obra teatral “Amor con amor se paga” y conoce a Carmen Zayas Bazán, la cubana de Camagüey que posteriormente llegaría a ser su esposa.

Colabora en la “Revista Universal” con unos boletines de actualidad, arte y política firmando como Orestes. 

Posteriormente viaja a Guatemala donde Martí trabaja en la Escuela Normal Central como catedrático de Literatura y de Historia de la Filosofía. Aquí le llaman “el doctor Torrente”. Conoce a la hija del general Miguel García Granados, María García Granados, la famosa “Niña de Guatemala” la de sus Versos sencillos. Parte a México y el 20 de diciembre, se casa con Carmen Sayas Bazán.

En julio de 1878, con su mujer Carmen Zayas, Martí, parte de Guatemala, rumbo a Cuba; pero antes, pasa brevemente por Honduras.

El 31 de agosto de 1878, vuelve a Cuba, para radicarse en La Habana, debido a la “Paz del Zanjón”, aprovechando la tregua dando por concluida la guerra “De los Diez Años”. Siendo profesor, el 22 de noviembre nace José Francisco, su único hijo,quien sería el Ismaelillo de su tomo de versos. Comenzó sus labores conspirativas figurando entre los fundadores del Club Central Revolucionario Cubano, del cual fue elegido vicepresidente el 18 de marzo de 1879. Posteriormente el Comité Revolucionario Cubano, radicado en Nueva York bajo la presidencia del Mayor General Calixto García, lo nombra subdelegado en la isla.

En el bufete de su amigo Don Nicolás Azcárate conoce a Juan Gualberto Gómez. Entre el 24 y el 26 de agosto de 1879 se produce un nuevo levantamiento en las cercanías de Santiago de Cuba. El 17 de septiembre por sus vínculos con la conocida “Guerra Chiquita”, liderada por el general Calixto García, la conspiración es conocida y Martí es detenido y deportado nuevamente a España el 25 de septiembre de 1879. Luego sigue a  Nueva York, en 1880 se establece como periodista donde comenzó a contactar con militares cubanos, incluyendo al  general Calixto García.  En una reunión de patriotas, Martí, resultó electo vocal del Comité Revolucionario Cubano, del cual asumió la presidencia al sustituir a García, quien había partido hacia Cuba para incorporarse a la fallida Guerra Chiquita.

Durante 1880 y 1881, Martí logra situarse entre los escritores de más renombre en nuestra América, trabaja para los editores Lyons and Co. y Appleton, donde trabajó como periodista y traductor,  colaboró en varios diarios como “The Sun”, “The Hour”, “Simple newyorker”, “Las Américas de Nueva York”,  envía artículos desde New York a los más importantes periódicos de Latinoamérica:  “La Opinión Nacional” de Caracas,  “La Nación” de Buenos Aires,  “El Partido Liberal”, de México, “Opinión Pública” de Montevideo, “La República de Tegucigalpa”, Honduras,  Además de escribir y publicar “Nuestra América” en “La Revista Ilustrada de Nueva York”.

El 20 de enero 1881 llega a Venezuela. Aquí Martí dicta clases en el colegio de Santa Martí, y literatura en el colegio de Guillermo Tell Villegas. Colabora en “La Opinión Nacional” y funda la “Revista Venezolana”. Al morir Cecilio Acosta, Martí publica una loa a su nombre, y el dictador, Guzmán Blanco, lo obliga a abandonar el país. Martí deja su frase: “Deme Venezuela, en que servirla: ella tiene en mí un hijo.”. En julio de 1881, sale rumbo a Nueva York.

En el 1882, publica el “Ismaelillo”, dedicado a su hijo ausente. En 1884, escribe la novela para Adelaida Baralt: “Amistad funesta” donde firma con el seudónimo de Adelaida Ra. Durante su incansable dedicación a las tareas libertarias y conspirativas, conoce a tres de los veteranos de la guerra de Céspedes que iban a ser figuras claves de la guerra de emancipación cubana: Máximo Gómez, Antonio Maceo y Flor Crombet. Sus conocidos discursos y escritos realzan el patriotismo de todos los que le conocen, llamándole: “el Maestro”.

El 2 de octubre de 1884 se reúne por vez primera con los generales Gómez y Maceo, y aquí comienza a colaborar en un plan insurreccional diseñado y dirigido a llevar la guerra a toda la Isla. Martí, se mantiene dedicado por completo a las actividades  patrias, consiguiendo dinero, armas, embarcaciones, a la vez que viaja a varios países de Latinoamérica buscando apoyo para la causa de la independencia de Cuba, así logra mantener vivo el espíritu libertario entre los cubanos que veían en el, al gran organizador.

En el mismo 1884, a pesar de sus tantas responsabilidades, José Martí, traduce la novela “Ramona”  del inglés al español, escrita por la norteamérica Helen Hunt Jackson, donde  trata sobre la vida de los indios. Actualmente, esta traducción forma parte del programa requerido para graduarse en la Facultad de Lenguas Extranjeras, para obtener una Maestría en San Jose State University.

El 30 de noviembre de 1887 funda una Comisión Ejecutiva, dedicada a organizar las actividades conspirativas, de la cual es electo presidente. En enero de 1892, Martí, redacta las bases y los Estatutos del Partido Revolucionario Cubano. En la reunión del 8 de abril del mismo año, es elegido como delegado de la organización y el 14 de abril de 1892, funda el periódico “Patria”, órgano oficial del Partido Revolucionario Cubano.

Viajaba constantemente recaudando fondo y preparando a los cubanos para la guerra en la Florida, Tampa, Cayo Hueso (Key West), Costa Rica, Jamaica, Panamá, Honduras, Guatemala, Venezuela, etc.

En 1889, José Martí, publica en New York,  “La Edad de Oro”, escrito por él desde la primera hasta la última página.  

Martí, se dedicó a unir a los principales jefes de la guerra del 68, con los más jóvenes, los pinos nuevos, como él les llamó, así viajó durante los años 1893 y 1894 por algunas ciudades de Estados Unidos, y países de Latinoamérica a la vez que recaudaba los fondos necesarios para comprar más armas destinadas a la próxima contienda.

El 8 de diciembre de 1894, Martí,redactó y firmó, conjuntamente con los coroneles Mayía Rodríguez (representando a Máximo Gómez) y Enrique Collazo (en representación de los patriotas de la Isla), el plan de alzamiento en Cuba. El “Plan Fernandina” fue descubierto ylas autoridades estadounidenses incautaron las naves.

A pesar del revés, Martí junto a un grupo de patriotas, sale de New York rumbo a Montecristi, Santo Domingo, allí lo esperaba Máximo Gómez, y el 25 de marzo de 1895 ambos firman el programa de la nueva guerra, el documento escrito por Martí, conocido como “Manifiesto de Montecristi”. Martí y Gómez, desembarcan en Cuba el 11 de abril de 1895, por Playitas de Cajobabo, Baracoa, al noroeste de la provincia de Oriente.

 Tres días después, lograron hacer contacto con las fuerzas del Comandante Félix Ruenes y el 15 de abril de 1895, bajo la dirección de Máximo Gómez, los jefes allí reunidos, acordaron conferir a Martí por sus méritos y servicios prestados a la patria, el grado de Mayor General.

El 5 de mayo de 1895 se llevó a cabo la reunión de “La Mejorana” con la presencia de Martí, Gómez y Maceo, allí se discutieron las estrategias a seguir. El 14 de mayo de 1895, Martí, firmó la “Circular a los jefes y oficiales del Ejército Libertador”,elaborada conjuntamente con Gómez.

El 18 de abril, en el Campamento de Dos Ríos, Martí escribe a su amigo Manuel Mercado, su última carta, a esta carta, se le conoce como su testamento político.

Al próximo día, el 19 de mayo de 1895, una columna española llegó a Dos Ríos, cerca de Palma Soriano, donde mismo acampaban los mambises cubanos. Martí, marchaba entre Gómez y el Mayor General Bartolomé Masó. Gómez, tratando de protegerle, le indicó detenerse y permanecer en un lugar previamente acordado. Martí, quería combatir, allí estaban sus compañeros de lucha, sus pinos nuevos y viejos, pudo ver de cerca el valor de los cubanos con el machete en mano frente al indigno opresor, y vióflotar gallarda, su bandera de la estrella solitaria, y en aquella sabana, rodeada de palmas, en su caballo blanco, tres balas atravesaron su pecho, su deseo se hizo luz: Morir de cara al sol.
Martí fue y seguirá siendo uno de los más grandes poetas hispanoamericanos, encontrándose también entre los pensadores más grandes de la historia contemporánea, periodista, escritor, destacado ideólogo, político, organizador, cronista, crítico excepcional, ensayista, orador, visionario, de tal forma, que cuando se percató de lo que representaba el comunismo para nuestra América  lo criticó fuertemente.Martí es, junto a Bolívar y San Martín, uno de los principales protagonistas del proceso de emancipación de Hispanoamérica.

Su capacidad intelectual era tal que llegó a representar como Cónsul en New York a varios países de Nuestra América: en 1887 a Uruguay, en 1890 a Paraguay y Argentina.

Sus valores marcados por el lado espiritual, y el político, preocupado por el destino de los pueblos con su pensamiento fijo e intransigente sobre que Cuba tenía que ser libre por las propias obras de los cubanos, convirtieron a Martí en el pensador de los cubanos, el cerebro que los organizaría, y los llevaría a la unión de todos los cubanos en pro de la libertad de la patria.   Hoy, sus pensamientos están vigentes en la lucha por la libertad de Cuba, siendo José Martí, “El apóstol de la independencia de Cuba”.

JoseMarti

 

About the Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.