Actualidades

EEUU y UE enfrentan amenaza energética rusa

  • Minsk

BRUSELAS (AP) — Estados Unidos y la Unión Europea buscaban el miércoles maneras de reducir la influencia política que ejerce Rusia gracias a sus enormes reservas energéticas al prometer liberar a Ucrania y el resto del continente de dichos suministros.

En vista de la anexión rusa de la península de Crimea, la dependencia europea de los combustibles rusos se ha convertido en una desventaja política ya que reduce su capacidad para resistirse a Moscú. Cortar esos suministros podría desbaratar las frágiles economías de Ucrania y Europa.

“En realidad todo se reduce a lo siguiente: ninguna nación debe usar la energía para sofocar las aspiraciones de un pueblo”, afirmó el secretario de estado norteamericano John Kerry durante su visita a Bruselas. “Por eso estamos tomando medidas importantes hoy para dificultar el uso de esa arma”.

La preocupación más inmediata es la necesitada Ucrania, que depende de la importación de energía rusa. El riesgo quedó en evidencia el martes cuando Rusia aumentó notablemente el precio del gas que vende a Ucrania y amenazó con reclamar miles de millones de dólares en cuentas de gas impagas.

Kerry dijo que Estados Unidos y la Unión Europea buscarán suministrar gas a Ucrania por medio de Polonia, Hungría y Eslovaquia.

Pero eso solo suministrará un alivio parcial a corto plazo. Aunque el gas pudiera canalizarse por naciones de la EU en maniobras técnicamente complicadas para satisfacer las necesidades inmediatas, solo representaría cantidades relativamente pequeñas.

La mayor esperanza es que, a mediano plazo, Ucrania aumente su propia capacidad de producción energética.

Más allá de Ucrania, Kerry insistió en que la UE debería reducir su dependencia energética. Y en este sentido el papel de Estados Unidos podría ser clave.

Estados Unidos, a causa de su extracción del gas de esquisto en los últimos años, se ha convertido en exportador potencial de gas natural licuado y espera hacer sus primeras entregas en 2015.

Por el momento, en gran parte debido al gas barato de Rusia, Europa solo una usa un 20% de la capacidad de sus terminales de importación de gas natural licuado y podría recibir grandes cantidades de exportaciones estadounidenses después de que estén en pleno funcionamiento las instalaciones de Estados Unidos para despacharlo.

Con el gas natural licuado, Estados Unidos teóricamente podría compensar la mitad del gas ruso que recibe Europa.

Europa podría tratar de conseguir más gas natural de Asia por medio de oleoductos que atraviesan Azerbaiyán y Turquía en vez de Rusia.

Raf Casert © 2014, La Prensa Asociada. MinskEsta foto del 1 de agosto del 2007 muestra una estación del oleodocto Yamal-Europa cerca de Minsk, capital de Bielorrusia. Estados Unidos y la Unión Europea buscaban el 2 de abril del 2014 los medios para reducir la influencia política que ejerce Rusia gracias a sus enormes reservas energéticas prometiendo liberar a Ucrania y el resto del continente de dichos suministros. (AP Foto, Archivo)

About the Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.